«Hi ha un bon grapat de gent que té ganes de recuperar aquest orgull de barri lluitador»

Per Ivet Eroles

L'últim llibre de Pere López recupera la història de les persones que van poblar les Cases Barates del Prat Vermell – o de Can Tunis, Casa Antúnez o Francesc Ferrer i Guàrdia -. Van ser construïdes l'any 1929 per allotjar les persones que vivien a les barraques que s'estenien per la muntanya de Montjuïc, ja que podien treure llum a l'Exposició Internacional de Barcelona. Els habitants del Prat Vermell van protagonitzar una revolució molts cops soterrada; des de baix. Protagonistes anònims que van fundar l'Ateneu Cultural de Defensa Obrera i es van comprometre amb l'Organització Sanitària Obrera, que van impulsar la llarga vaga de lloguers i es van entregar a les col·lectivitzacions. Molts d'ells van marxar com a milicians i milicianes al Front i, després de la derrota, van patir presó, afusellaments, camps de concentració i extermini i càstigs als gulags. Tot i això no es rendiren, i alguns prosseguiren amb el maquis, la guerrilla urbana, etc. Rastros de rostros en un prado rojo (y negro) clama per una memòria viva i activa.

Per què és important rescatar la història del dia a dia?

Sempre m'han importat els que no tenen nom, la gent corrent. Són aquestes persones les que fan les coses, perquè sense elles no es faria res, i passen oblidades, no tant sols per la història en majúscules, l'oficial, sinó també en les històries militants. He investigat les fonts d'arxius sabent per qui havien estat escrites, ja que no són objectives, i he fet una mena d'intercanvi constant entre els testimonis dels veïns i el què he trobat als papers.

En el pròleg es parla de que la gesta revolucionària de la gent que va viure a les cases barates encara segueix bategant. Què en podem extreure pel nostre present?

Abans de res, com no, agraeixo a Tomás Ibáñez pel seu text. Ell relata que he intentat explicar la història d'un barri, però estava pensant en el nostre present. Hem de tenir en compte el que va fer aquella gent amb pocs recursos. Passat el primer any de viure al barri ja havien fundat l'Ateneu Cultural de Defensa Obrera, aprofitant les escletxes de la dictatova que va imperar després del final de la dictadura de Primo de Rivera. A l'abril del 31, comencen la vaga de lloguers, que perdura, de manera soterrada, fins l'any 1942.

Tot i això, els titllaven d'analfabets, jornalers, immigrants, murcians, pistolers... L'any 33 van muntar un acte per recollir diners pels presos amb teatre, un recital poètic i un sorteig de llibres entre els quals hi havia Así habló Zaratrusta de Nietzsche, La gran revolució de Kropotkin i L'evolució de les espècies de Darwin. Sí, molt ignorants...

Podem aprendre d'ells, es van cuidar al mateix temps de la millora material i moral, com deien. Destaco la seva humilitat, la seva constància. Sabien viure junts, compartir, ajudar-se.

Algunes de les seves iniciatives sembla que s'estan recuperant.

No podem fer mimetisme ni repetició, perquè la repetició és mort. Hem de conèixer el passat per veure que van fer i revisar el que estem fent nosaltres. De vegades necessites un mirall. La ciutat no és com era abans, el mode d'urbanisme que tenim no permet aquell tipus de relacions. Abans no hi havia tant Estat i ells es miraven d'aixoplugar entre les seves forces. Ara tenim molta comoditat, però això no vol dir que no hi hagin experiències maques, com Can Batlló, per exemple.

Al llibre apareixen força fotos d'equips de futbol.

Surt tant el futbol perquè és una manera de socialitzar-se. L'equip Palmera era el nucli anarcosindicalista del barri durant els anys 40. De la poca documentació que he trobat a la premsa de l'any 36 hi apareix un partit de futbol entre la selecció de Can Tunis i la selecció de Sants a favor de les milícies. Tothom allà tocava la pilota. Molts veïns del barri jugaven a futbol en els camps de concentració i presons on van acabar reclosos: Bou- Arfa, Argelès, Colliure, València, Ucraïna, els goulags...

Molta gent a la presentació que vas fer a Can Batlló comentava que era un barri molt unit.

Els van posar en un racó apartats del món. Feien trajectes molt llargs per anar a treballar i així xerraven, era una manera de sentir-se junts i crear sentit de comunitat i de lluita. Parlaven de la trabazón, lluitar tant en l'espai laboral con en l'espai de residència..

A partir de la publicació del llibre hi hagut gent del barri que s'ha interessat en seguir rescatant aquesta història.

Crec que abans tenien una mena de por per veure què s'explicava al llibre. Encara que sembli mentida, encara hi ha gent que es veu incapaç de parlar d'allò que va passar, són uns fets molt difícils de pair. Van ser la generació del silenci. Tenien por de parlar d'allò que no es parlava. A més, s'han explicant moltes coses del barri en termes pejoratius i no volien que es tornes a reproduir aquesta visió. Tot i això, després de parlar amb gent, de veure les fotografies publicades, fullejar el llibre o acudir a alguna presentació, moltes persones veuen el projecte d'una manera diferent.

Tenen ganes de trencar aquest silenci?

Generalitzar és difícil. Per mi hi ha un bon grapat de gent que té ganes de recuperar aquest orgull de barri lluitador. Alguns m'estan passant fotografies, carnets de la CNT que estaven més que amagats, etc. És per estar content. Ara hem creat un blog (www.rastrosderostros.wordpress.com), alguna cosa es mou.

 

 

Entrevista publicada a La Burxa n.º 176, novembre 2013

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)


08/11/2013 16:11:47 Versió per imprimir

Vídeo ► «Todas las revueltas actuales buscan un régimen no mediado por la mercancia sino por los bienes comunes»

Rubén Martínez resume a Informa'tBCN los contenidos de La tragedia del copyright, remarcando que la lucha por los comunes en el terreno del conocimiento no es algo aislado del resto de conflictos, sino que comparte la tensión entre las luchas por los bienes comunes frente a los procesos de apropiación y privatización.

 

  La tragedia del copyright


06/11/2013 12:24:53 Versió per imprimir

Nueve títulos de Virus más descargados en octubre

 

Descargas                          Título


                                         

25074                                Manual de Guerrilla de la Comunicación

                                         

9000                                  El rapto de Higea

                                         

6857                                  El anarquismo individualista en España

                                         

3775                                  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)

                                         

5485                                  La tragedia del copyright

                                         

3292                                El lado oscuro de Google

                                        

1754                               De vagos y maleantes

                                       

3085                               Ciberactivismo

                                       

4192                                Que lo sepan ellos y no lo olvidemos nosotros

 


04/11/2013 15:59:09 Versió per imprimir

La cara trágica y menos divulgada de los derechos de autor

Por Elisa G. McCausland

Internet como amenaza para la propiedad intelectual. Ese es el discurso hegemónico, el mismo que sostiene ficciones como el copyright, desde donde las industrias culturales aseguran que el modelo, su modelo, se ha agotado. Esta es la sinopsis conocida; no obstante, este conjunto de ensayos se centra en la cara trágica y
menos divulgada de los derechos de autor: la de los procesos de desposesión, privatización y apropiación del conocimiento considerado procomún en favor de quienes aspiran a tener el monopolio de la explotación de la cultura.

Para entender este otro punto de vista es importante saber qué es dominio público, la historia de los conflictos de los derechos de autor, el juego de las patentes y el rol de las mismas en ámbitos como la tecnología, la ciencia o la salud, y cómo éstas han limitado el acceso al conocimiento. De eso se encarga esta excelente selección de textos, donde se explican las tensiones entre procomún y privatización, y se ofrece una reflexión profunda sobre este tema, de rabiosa actualidad debido a la aprobación inminente de su temida normativa.
Es por ello necesario una explicación del rol de las industrias culturales en todo este contexto de cambio que, junto a la emergencia de las culturas de la participación, o precisamente gracias a ellas, nos están avisando de uno de los principales peligros de las llamadas «fugas del modelo dominante»: su potencial gentrificador.

 

Reseña publicada en Profesiones n.º 145, septiembre-octubre 2013

 

  La tragedia del copyright


31/10/2013 18:06:19 Versió per imprimir

«Los presos sociales sufrieron una doble marginación, al no ser tenidos en cuenta por la amnistía postfranquista»

 

 

El programa Tokata y fuga de Radio Klara, realizado por la gente que redacta el boletín anticarcelario del mismo nombre, entrevista al autor de Cárceles en llamas, César Lorenzo Rubio.

 

Cárceles en llamas

 

 


31/10/2013 17:53:20 Versió per imprimir

La fidelidad al pasado no consiste en intentar repetirlo sino en «crear» como nuestras abuelas y abuelos

Intervención de Tomás Ibáñez en Can Batlló para la presentación de Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)

Voy a ser bastante breve, porque me parece que lo que nos interesa aquí es, en primer lugar, y para quienes aún no hayan leído el libro, que su autor, que Pere--- y desde luego nadie mejor que él para hacerlo--- nos hable de su contenido, y nos diga de qué va el relato que nos ofrece.

Y, en segundo lugar, pues que se establezca aquí un intercambio y un debate donde podamos confluir quienes ya hemos leído el libro y quienes no lo hemos hecho.

Por mi parte, no voy a entrar, para nada, en el contenido del libro. Y ni siquiera voy a felicitar a su autor porque sé que Pere huye de los elogios y de los formalismos como de la peste. Ni siquiera voy a decir que he disfrutado mucho al leerlo y que he aprendido bastante.

Tan solo voy a desgranar algunas reflexiones que me han ido surgiendo al hilo de su lectura.

Y una primera reflexión consiste en interrogar el interés que puede representar el esfuerzo desplegado para rastrear el pasado. ¿De qué sirve indagar, meticulosamente, en acontecimientos y en situaciones que pertenecen al pasado? ¿Y de qué sirve pugnar para que esos hechos de otros tiempos no queden sepultados en el pasado?

Si esta es una posible pregunta, creo que en la respuesta convendría distinguir dos cosas, y diferenciar claramente dos modalidades bien diferentes del interés por el pasado.

Lo que prevalece en una de esas dos modalidades es, ante todo, la curiosidad histórica. Por ejemplo, puede interesarnos, rescatar e historiar las revueltas campesinas de la edad media. ¿Por qué no? Qué duda cabe de que, efectivamente, merece la pena rescatar esos acontecimientos y escribir su historia, aunque solo sea porque conocer esos episodios puede ayudarnos a entender también muchas otras cosas. Pero a lo que nos lleva esta actividad, aquello sobre lo cual desemboca es, sencillamente, a hacer “historia del pasado”.

Lo que prevalece en la segunda modalidad de rescate histórico es, a través del interés por el pasado, básicamente lo que prevalece es la preocupación por el presente. Hay acontecimientos y situaciones del pasado que engarzan muy directamente con el presente, y cuyo conocimiento o desconocimiento tiene determinados efectos sobre el presente porque, de alguna manera, aun forman parte del presente. En estos casos estudiarlos y rescatarlos no es hacer “historia del pasado”, sino hacer “historia del presente”, y hacer historia del presente implica, inevitablemente, una dimensión política.

¿Pero, cómo se sabe si determinados acontecimientos pasados aun pertenecen al presente? Pues simplemente porque siguen produciendo efectos en la actualidad y, por lo tanto, siguen existiendo, incluso aunque nadie los recuerde. El libro de Pere no es un libro de historia del pasado, es un libro de historia del presente con todo lo que esto conlleva, y es por lo tanto un libro político.

Sin embargo, cuando se hace la historia del presente, aun cabe distinguir, aquí también, dos enfoques bien distintos. Si descubrimos, por ejemplo, un lugar donde hace algún tiempo ardieron las llamas de las revueltas, podemos acercar una lupa a los rastros de las brasas que aun puedan quedar, y espolvorearlas delicadamente con finos cepillos, como lo hacen los arqueólogos, para verlas con mayor nitidez.

O, por lo contrario, podemos soplar sobre ellas hasta reventar nuestros pulmones, con la secreta esperanza de que esas brasas se reaviven y vuelvan a prender. Se trata sin duda de dos maneras bien distintas de enfocar la historia del presente, y el libro de Pere pertenece claramente a la segunda.

El primer enfoque, el que consiste en mostrar simplemente ese pasado que aun afecta al presente, es trabajo de historiador, de historiador puramente académico, y académico tiene en mi boca connotaciones bastante despectivas. El segundo enfoque es trabajo de historiador comprometido, o mejor dicho, conscientemente comprometido, porque el trabajo del primero también está políticamente comprometido, por mucho que este pretenda negarlo. Soplar con fuerza sobre las brasas con la secreta esperanza de que se reaviven. Sí, claro, pero aquí surge nuevamente una disyuntiva, otra más, la tercera, pero también la última que voy a plantear.

¿Reavivarlas para que se repita en el presente lo que aconteció en el pasado? Esta es, en efecto, una alternativa que no deja de ser seductora, muy seductora. Rescatar y mostrar el pasado para que aquello que un día ocurrió vuelva por fin a pasar nuevamente. Para que se repita en el presente lo que ayer agitó el pasado.

Sin embargo, admitiendo que esto fuese posible, que obviamente no lo es aunque solo sea porque el contexto es otro, resulta que tampoco sería una cosa deseable.

Pero hay una segunda alternativa, porque dar nueva vida nunca puede consistir en repetir, la repetición es, precisamente, lo contrario de la vida, es lo propio de lo que ya está muerto.

Para hacer revivir hay que innovar, no hay más remedio que inventar, la fidelidad al pasado no consiste en intentar repetirlo, sino en ser capaces de levantar en el presente algo tan original como lo que se consiguió levantar en el pasado. La fidelidad consiste en saber “crear”, cómo nuestras abuelas y abuelos, supieron hacerlo en su momento. Pero además, resulta que no solo supieron crear un tipo de lucha sino que supieron forjar las armas adecuadas para que fuese exitosa.

Pues, bueno, conocer con precisión lo que hicieron los “protagonistas del montón”, como dice Pere, y recordarlo con detalle, es quizás lo de menos. Lo que de verdad importa para el presente es que se sepa que, estando como lo estaban totalmente desprovistos de medios, aun así tuvieron la osadía de atreverse a luchar, y sobre todo que se sepa por qué y cómo lo hicieron.

Pues, muy sencillamente: desde abajo, yendo a por todo, auto organizándose y creando comunidad, paso a paso, con una larga paciencia porque la revolución estaba, y sigue estando, en el día a día, en la reivindicación y en la defensa de la cotidiana dignidad, en el transformar realidades transformándose a una-misma, en el hacer haciendo, luchando y construyendo estructuras, ¡no de Estado, por supuesto!, sino de sociedad alternativa.

Reavivar esas brasas no consiste en otra cosa que en hacer precisamente todo esto, en el presente.

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)

 


31/10/2013 17:34:56 Versió per imprimir

Vídeo ► Presentación de Rastros de Rostros en Can Batlló

Pere López, Tomás Ibáñez y Marc Dalmau presentan en Can Batlló Rastros de rostros en un prado rojo (y negro), una presentación en la que estuvieron presentes algunos de los habitantes de Zona Franca cuyos familiares formaron parte de la historia revolucionaria que relata el libro de Pere López.

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)


31/10/2013 16:56:55 Versió per imprimir

Noviembre de presentaciones en Virus editorial

Tenemos un noviembre lleno de presentaciones. Aquí va un anticipo de las que ya están confirmadas, a falta de otras que comunicaremos en breve:

12 de noviembre, La tragedia del copyright con Rubén Martínez y Simona Levi en el local de Virus editorial (Barcelona)
https://www.facebook.com/events/286490438142942/?ref=22

12 de noviembre, Rastros de rostros en un prado rojo (y negro) con Pere López, Pátric de San Pedro y Félix Balanzò en Synusia (Terrassa)
https://www.facebook.com/events/587267201311165/?ref=22

21 de noviembre, Cárceles en llamas con César Lorenzo, Daniel Pont y Abel Rebollo en Virus editorial (Barcelona)
https://www.facebook.com/events/483239068442171/?ref=22

21 de noviembre, L'Anarquisme fet diferencial català amb Xavier Diez al Casal «El Teler» (Mataró)

22 de novembre, L'Anarquisme fet diferencial català amb Xavier Diez i Ramon Arnabat a l'Ateneu Arborenc (Arboç)

22 de noviembre, La tragedia del copyright, con Igor Sádaba y David Arístegui en Librería La Malatesta (Madrid)
https://www.facebook.com/events/686945934656521/?ref=22

26 de novembre, L'Anarquisme fet diferencial català  con Xavier Diez i Jordi Martí Font en el local de Els Amics de les Arts i Joventuts Musicals (C/Teatre, 2 - C/ Sant Pere, 46, 1r, Terrassa)

28 de noviembre, Anarquismo social o anarquismo personal, con Juantxo Estebaranz en Cambalache
http://www.facebook.com/events/544410398972998/?ref=22

29 de noviembre, Cárceles en llamas con César Lorenzo Rubio en Biblioteca Subversiva Crimental del Centro Social Sestaferia (c/ Joaquín Alonso Bonet, 3 Xixón)

30 de noviembre, Cárceles en llamas, con César Lorenzo Rubio en Cambalache
http://www.facebook.com/events/534562106637151/?ref=22

 

Y eso no es todo, habrá más...

 

 


31/10/2013 16:11:01 Versió per imprimir

Otra cárcel fue posible

Por César Lorenzo Rubio

Ahora que la cárcel ocupa las primeras páginas de los periódicos a raíz de la derogación de la doctrina Parot, se vuelve a poner de manifiesto la ambigua relación de nuestra sociedad con el sistema penitenciario. La cárcel permanece ausente de todo debate de actualidad, salvo cuando se la invoca para reclamar más mano dura. Este desinterés mayoritario por lo que sucede tras las rejas, salpicado de ataques de populismo punitivo, efectista y vengador, no es nuevo: treinta años de desentendimiento y uso interesado de la alarma social nos contemplan. Pero hubo una época en que las prisiones acapararon la atención de la opinión pública, e incluso se plantearon alternativas al modelo penitenciario que ha acabado imponiéndose.

Tras la muerte de Franco, en sucesivos indultos y amnistías, las cancelas de las prisiones se abrieron para dejar salir a los opositores encarcelados. De esta forma se ponía fin a uno de los ejes fundamentales de la dictadura –la persecución política–, pero en absoluto significaba el final de unas leyes y prácticas caracterizadas por la severidad, la ausencia de garantías y los abusos. Además, todavía quedaban cerca de 10.000 presos por delitos comunes, que sólo fueron afectados por las medidas de gracia de forma muy tangencial, y no estaban dispuestos a ver salir a sus compañeros de reclusión sin reclamar el mismo trato. Ante la perspectiva del inicio de un nuevo régimen de libertades que la Transición anunciaba, los presos comunes –sociales, en el lenguaje de la época– consiguieron dotarse de un discurso y unas reivindicaciones propias que los presentaban como víctimas de la dictadura y, por tanto, con derecho a una oportunidad.

Entre 1976 y 1978 la Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL) lideró centenares de motines, plantes, huelgas de hambre y autolesiones colectivas para reclamar la libertad de todos los encarcelados, la reforma del Código Penal y un cambio drástico de las condiciones de reclusión. Muy pocas prisiones salieron indemnes del estallido: de Málaga a Basauri y de Valladolid a Valencia, las galerías se iluminaron por el fuego de las hogueras. Fue tal la importancia que adquirió este movimiento de protesta que sus proclamas llegaron al Senado en forma de Proyecto de Ley de Indulto –rechazado–, primero, y después provocaría la aprobación de la Ley General Penitenciaria, primera Ley Orgánica de la democracia (1979), que pretendía acabar tanto con los agravios de origen franquista denunciados por los presos, como con las mismas protestas. Tras la redacción de un nuevo Reglamento Penitenciario, y diversas reformas penales de la mano del primer gobierno socialista, se cerró definitivamente la puerta a cualquier alternativa a la cárcel como “mal necesario”. Por el camino quedaron propuestas parlamentarias tan audaces como reconocer el derecho de asociación para los reclusos, inaudito hoy en día, o un anteproyecto de Código Penal que preveía un tope de 25 años de estancia máxima en prisión, muy lejos de la cadena perpetua con que amenaza el actual gobierno.

Pero después de la tormenta, no llegó la calma. Los textos legales quedaron lejos de las declaraciones de intenciones, y más aún de la realidad que se vivía en los patios de Carabanchel o la Modelo. La irrupción masiva del consumo de drogas y el aumento imparable del número de encarcelados que ésta provocó –con la inestimable ayuda del discurso de inseguridad ciudadana alentado por determinados medios–, convirtieron las prisiones de los años ochenta en auténticas ollas a presión. La mayoría de los implicados en las luchas de la COPEL se desmovilizaron rápidamente y muchos perecieron víctimas de la heroína, los abusos policiales, o las reyertas entre bandas rivales. Algunos siguen dando tumbos, todavía hoy, por las nuevas prisiones de la democracia.

Tres décadas y media más tarde, hemos podido reconstruir su historia de la mano de los pocos que consiguieron sobrevivir al círculo vicioso de cárcel, marginalidad y delito. Su testimonio, junto a la consulta de fondos documentales hasta ahora inexplorados, como el de la COPEL, conservado en el Centre de Documentació dels Moviments Socials de la La Ciutat Invisible, o los informes inéditos del director de la Modelo, entre otros, ha permitido reseguir los entresijos de una movilización que ha permanecido oculta entre el desconocimiento y el olvido. A la luz de los datos, las protestas de los presos sociales se revelan más complejas y poliédricas de lo que algunos estamentos políticos las presentaron. Y no sólo eso: los métodos termidorianos para acabar con ellas ponen en tela de juicio el discurso de solemnidad y consenso tejido entorno al origen de nuestro sistema penitenciario. La tinta de la Ley Penitenciaria no estaba hecha con los laureles del triunfo de la modernidad humanizadora, sino con el hollín de las prisiones en llamas, y el sudor y la sangre de los presos subidos a los tejados. Conocer cómo se pusieron los cimientos de la prisión actual puede servir de punto de partida para repensar el presente penitenciario, entender su evolución y, tal vez, apostar por un sistema menos cruel de resolver los conflictos sociales; continuar ignorándolo sólo ahondará en la indiferencia abúlica y conformista sobre la suerte de las 70.000 personas que llenan diariamente las prisiones de la democracia.

 

Artículo publicado por en lamentable.org, el 27/10/2013

 

 

  Cárceles en llamas


30/10/2013 10:51:49 Versió per imprimir

Vídeo ► : Presentación en las Jornadas sobre la Transacción Democrática de El Lokal

El pasado 19 de octubre, en Can Batlló, durante las Jornadas sobre la Transacción Democrática organizadas por El Lokal, se presentó Cárceles en llamas. El movimiento de presos sociales en la Transición. Además del autor del libro, César Lorenzo Rubio, participaron en la presentación José Solis (militante desde dentro y desde fuera por los derechos de las personas presas) e Iñaki Rivera Beiras (miembro del Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans). Durante la presentación, a la que asistieron una cincuentena de personas, se abordó tanto la época en la que se enmarca el libro como de las luchas actuales.

 

  Cárceles en llamas


25/10/2013 16:46:59 Versió per imprimir

Nombre de registres trobats: 444