Virus editorial, más de veinte años creando y difundiendo cultura del libro

Por Álvaro Hilario

La barcelonesa calle Junta de Comerç, en el barrio de El Raval, a muy pocos metros de la Rambla, acoge el nuevo y espacioso local de la editorial Virus, espacio que sustituye al antiguo de la cercana calle Aurora. Son seis las personas que allí, trabajando a tiempo completo, dan continuidad a un proyecto editorial de funcionamiento horizontal, asambleario y autogestionario nacido en 1991.

Miguel Martín, miembro del colectivo, se prestó para acompañar a GARA por este recorrido de veintidós años por el mundo de las letras menos habituales y más heterodoxas.

«Hay un momento en el que lo que era la distribución alternativa de música, fanzines y revistas (años en los que aún se editaban cabeceras significativas dentro del mundo de la izquierda antiautoritaria como el `Resiste', ``Ekintza Zuzena' o `La LLetra A') reúne a un importante número de gente, tanto en Catalunya como en otros lugares del Estado. Así, un grupo de gente que se movía por El Lokal (una de las primeras iniciativas tendentes a estabilizar la distribución de materiales alternativos y que en Euskal Herria dio origen a la DDT) considera que sería importante y necesario dar un paso más y pasar al tema del libro», recuerda Miguel Martín.

El tema libro no hace referencia en exclusiva a la distribución de estos: «En ese grupo existe también la intención de, por una parte, crear una cultura del libro dentro del movimiento alternativo, que se estaba empezando a renovar en aquellos momentos (había una serie de cosas nuevas como la insumisión), ofreciendo textos de fondo y, por otro, dar espacio en el ámbito comercial a textos críticos que ninguna editorial al uso iba a publicar; llevar a librerías textos que, si no fuera por Virus, no hubiesen llegado a estos establecimientos».

Edición y distribución

El primer libro que editó Virus fue una biografía del guerrillero antifranquista y maquis anarquista Quico Sabaté: «Sabaté. Quince años de guerrilla urbana antifranquista», de Antonio Téllez Solá. El título se reeditó con motivo del veinte aniversario de Virus y en enero de este 2013 apareció su versión en catalán. Toda una declaración de principios sobre lo que el colectivo pretendía. «Una de las intenciones nuestras era recuperar una memoria histórica no asociada a los modelos de memoria oficiales y hegemónicos; incluso, que ni siquiera estuviera asociada a la historia que desde los organismos políticos -desde los partidos de extrema izquierda hasta la CNT- que se generaba a la medida de cada organización; se quería dar espacio a una memoria histórica que recuperara la lucha de los viejos luchadores, pero que no estuviera condicionada por intereses partidistas, una memoria fiel a la memoria militante en sí misma», explica Martín.

Desde aquel primer libro, hace veintidós años, ha pasado mucha agua debajo del puente: «Ha pasado mucha gente, ha habido momentos complicados para la viabilidad del proyecto y ha ido variando el carácter y la composición del colectivo: en su momento había en Virus una mezcla de gente dedicada profesionalmente y a tiempo completo y gente vinculada de forma militante. Ahora, todos los que estamos trabajamos a tiempo completo, porque el proyecto ha ido generando más exigencias y más necesidad de una dedicación completa. Se ha crecido mucho: ahora, en Catalunya, distribuimos a sesenta editoriales (Txalaparta es una de ellas), en el espacio comercial y el alternativo. Somos distribuidora en Catalunya, llevamos materiales a las librerías, pero por aquí pasa mucha gente de colectivos sociales que vienen a mover libros en pequeñas distribuidoras de ámbito local».

Pareciera que, en estos años, Virus ha desarrollado una estructura comercial que permita el desarrollo de su propia tarea editorial. «De hecho, en estos veintidós años, lo que llamaríamos la pata alternativa es cada vez más importante en nuestra actividad económica, es un aspecto que crece. Hay cada vez más cultura del libro entre los colectivos y, en lugar de quedarse en un espacio testimonial, es, hoy en día, casi el 50% de lo que movemos, a nivel económico».

Memoria histórica

En Catalunya, es la propia Virus quien distribuye sus textos, tarea que en otros lugares del Estado corre por cuenta de otras empresas. En Euskal Herria, por ejemplo, es Elkar quien desarrolla esta tarea. Aún y todo, Virus también es diferente a la hora de encarar estas relaciones: «Tenemos la intención de, con los colectivos más cercanos, desarrollar relaciones de apoyo mutuo. Procuramos que el trabajo que hacemos no sea solo para sustentar el desarrollo de Virus sino para generar una red; que los textos de carácter alternativo se vayan moviendo y utilizando para asentar otros proyectos similares al nuestro, como ha pasado con Traficantes de Sueños, La Felguera o Cambalache».

La editorial tiene cuatro colecciones: Memoria, Acracia, Ensayo y Panfleto. Las dos primeras son hermanas y están dedicadas a rescatar clásicos del pensamiento y la historia libertarios. Miguel Martín nos habla de las otras dos colecciones:«En Ensayo buscamos tener una serie de textos accesibles para la mayoría de la gente pero que ofrezcan una reflexión crítica sobre una serie de elementos actuales: la crisis alimentaria, agencias de calificación, etcétera; esta es una colección de temas de actualidad. Luego está la colección de folletos, que son textos cortos, también de actualidad, pero menos extensos que Ensayo. Está entre el panfleto combativo, bien entendido -el texto de reflexión crítico breve, accesible, pedagógico- y la crónica: memoria de las luchas sociales más contemporáneas; a diferencia de Acracia y Memoria, pretende ser una reflexión sobre la memoria de los movimientos sociales ubicados en un espacio temporal más próximo».

Las nuevas tecnologías, los nuevos soportes, son tema de debate dentro del colectivo en estos tiempos. «Estamos intentando afrontar el tema de la edición digital, en un proceso de analizar cómo afrontar el libro electrónico, una cuestión que antes o después nos va a tocar».

«Ya estamos viendo cómo lo hacemos dentro de la escala de valores que venimos defendiendo desde hace tiempo: nosotros apostamos por el creative commons, todos los libros que dependen de nosotros y el contrato de derechos no nos obliga a respetar el copyright, los colgamos para descarga libre en pdf. Hemos hecho una apuesta por la cultura libre y el acceso libre a los contenidos, de ahí la reflexión sobre el ebook», señala Miguel.

Novedades, del maquis al funcionamiento de las agencias de calificación

En Virus destacan dos de los últimos títulos publicados: «El duende del maquis» y «Las agencias de calificación. Una introducción al actual poder del capital».

«`El duende del maquis' es un libro que recoge la memoria oral de uno de los guías del maquis, que ayudó habitualmente a personajes como Sabaté, Facerías, Caracremada o Massana, y al que la Policía franquista no consiguió capturar jamás. Como dice la sinopsis del libro, es alguien que `no protagonizó ninguna acción pero hizo posibles muchas'», cuenta Miguel Martín. Jesús Martínez Maluenda y Jaume Serra Fontelles son los autores. Tiene 160 páginas y se vende al precio de 13 euros.

«Las agencias de calificación. Una introducción al actual poder del capital», de Werner Rügemer, es un volumen de 280 páginas y a un precio de 18 euros: «Es una traducción del alemán, en donde se analiza el nacimiento, la expansión y la acumulación de poder de las agencias de rating, y en el que se analiza quiénes son sus propietarios y qué mecanismos de poder utilizan para imponer sus intereses. Será el primer libro en castellano que analice de manera específica quiénes son y qué papel juegan empresas como Moody's o Standard and Poor's», explica.

No podíamos despedirnos sin conocer el alcance de la crisis: «La crisis se está notando, principalmente, en el goteo de librerías que han ido cerrando de un tiempo a esta parte. Esto, lógicamente, afecta a un proyecto como el nuestro, cuyo espacio natural es la librería especializada y el criterio del librero el que nos ayuda a llegar a los lectores. Por otra parte, el proyecto sigue siendo viable: sabemos que tenemos la responsabilidad de hacer aportaciones a las luchas que crecen». A.H.

 

Reportaje publicado en Gara el 5 de marzo de 2013


05/03/2013 13:40:59 Versió per imprimir

Audio del acto de Jann-Marc Rouillan en Girona

 

Cortesía de l@s compañer@s de la distribuidora Logofobia, en el siguiente audio podéis escuchar la intervención de Jann-Marc Rouillan y el intercambio de éste con l@s asistentes al acto celebrado el pasado martes 19 de febrero de 2013 en la Universitat de Girona

Ir a descargar


22/02/2013 09:42:49 Versió per imprimir

Del anarquismo social como firme proyecto de emancipación de clase

Por Alberto García Teresa

Murray Bookchin, uno de los escasos tteóricos anarquistas contemporáneos, desarrolla una contundente y sólida crítica a las corrientes individualistas dell anarquismo de las últimas décadas en este fundamental libro. Escrito en 1995, justo cuando dichas tendencias empezaban a difundirse en el Estado español, está precedido por una concisa pero excelente contextualización de Juantxo Estebaranz.

Partiendo de que «sus preocupaciones por el ego y su singularidad y sus conceptos polimórficos de resistencia están erosionando lentamente el carácter socialista de la tradición libertaria», el autor se detiene en varios autores y corrientes: el insurreccionalismo, el primitivismo, teorías antirracionalistas, neomísticas y de crítica de la tecnología y a la civilización industrial. Estas avanzan, en su mayoría, desde las aportaciones de un individualismo criticado en su día por Bakunin o Kropotkin. De hecho, indica que, ya entonces, fueron interpretadas como «un lujo exótico de la pequeña burguesía, [...] un capricho de la clase media, mucho más anclado en el liberalismo que en el anarquismo». A su vez, Bookchin señala que dichas corrienttes se basan en un «estilo de vida» (Social Anarchism or Lifestyle Anarchism es el título original de este volumen) que se desentiende de la revolución social en pos de una autorrealización hedonista, y que cae en amplias y profundas contradicciones con los presupuestos que pretende defender.

Con un tono punzante y polémico, pero que no esconde una profunda reflexión teórica, poniendo sobre la palestra las fuentes directas, Bookchin revela sus motivaciones narcisistas («socialmente inocuas», subraya) y cuestiona la prevalencia del egoísmo, la fundamentación en el mito del individuo plenamente autónomo, su esteticismo y, en el fondo, la falta de compromiso real. Critica, por tanto, una actitud elitista, arrogante, atravesada por el nihilismo posmoderno, que elude la responsabilidad y que cae en la frivolidad y que no busca más que la complacencia inmediata de los impulso. Así, consiste en una encendida denuncia de teorías y prácticas políticas que encubren planteamientos pequeñoburgueses bajo un discurso contestatario y antiautoritario.

En cualquier caso, es importante destacar que, lejos del dogmatismo, Bookchin no postula una denominación única del anarquismo, pues no excluye estas tendencias dentro de él, sino que apuesta por añadir adjetivos para fijar las corrientes, a pesar de que mantienen (a mi juicio) posturas incompatibles. Con todo, Bookchin apuesta por un anarquismo social que incide en el compromiso para/con la comunidad, en la construcción de organizaciones revolucionarias; que busca, en definitiva, una sociedad libre y justa para todas/os y no sólo para unas/os pocas/os que puedan permitírsela.

En suma, esta obra resulta una reafirmación de «la necesidad de un enfrentamiento organizado, colectivista y programático al orden social existente»; del anarquismo social como firme proyecto de emancipación de clase.

 

Reseña publicada en Viento Sur n.º 126, enero de 2013

 

 

  Anarquismo social o anarquismo personal


20/02/2013 10:52:16 Versió per imprimir

Audio de la presentación en Madrid de Food Wars

La presentación en Traficantes de Sueños de Food Wars, de la que os ofrecemos el audio, sirvió para hablar de la geopolítica del hambre y del uso estratégico de los alimentos, la alimentación y la agricultura, desde diferentes puntos de vista: el papel de la cooperación internacional, la verdadera función de las grandes instituciones internacionales, la repercusión sobre el campesinado europeo u occidental... fueron entre otros los temas que se trataron en una mesa rica y diversa.

 

  Food Wars


15/02/2013 15:58:54 Versió per imprimir

Un abisme insuperable

Per Xavier Diez

Murray Bookchin (1921-2006), un dels més més destacats historiadors i teòrics de l'anarquisme, autor d'una interessant història de l'anarquisme espanyol i amb una extensa bibliografia de recerca i reflexió, esdevingué un dels principals pensadors llibertaris del darrer terç del segle XX. Sempre amb la voluntat de llegir críticament la realitat, va viure amb preocupació l'extensió d'un seguit de corrents anarcoindividualistes, a cavall entre l'estirnerisme, la tradició individualista nord-americana i el New Age. A parer seu, i amb una certa justificació, considerava que aprofundir en el camí de la revolta individual, amarada d'un cert "indigenisme" (en el sentit que representava la ressurrecció del mite del bon salvatge) i un primitivisme de cap de setmana, feia de moltes (i molt populars) tendències socialistes caure en el parany de l'esterilitat.

Bookchin, per contrarestar la popularitat de teòrics com el primitivista John Zerzan, l'anarcofeminista Susan Brown o l'anarquista ontològic i Sufí Hakim Bay, redactà un breu assaig a mitjans noranta. Sense menystenir algunes de les conclusions interessants d'aquest conjunt de noves famílies llibertàries, alertava del perill que aquestes concepcions, massa impregnades de postmodernisme i elitisme fatu, no fessin altra cosa que anul·lar tota capacitat crítica i constructiva entre la dissidència social a occident. Per a l'historiador novaiorquès, defensor de concepcions kropotkinianes, les actituds de bona part dels partidaris d'aquests corrents, a partir del seu aïllament de la realitat, els podia portar a un reaccionarisme llibertari, com de fet ja succeeix amb una part del moviment, que assumeix idees neoliberals. Un reaccionarisme llibertari al qual es pot arribar precisament des d'arguments confusos, cínics i sofisticats que recorden "el banquer anarquista" immortalitzat per Pessoa.

En certa mesura, ni la polèmica ni la crítica són nous. Almenys des de la dècada de 1920 Max Nettlau ja denunciava "la dispersió de tendències" que implicava l'aparició, en el tombant del XIX, els primers grups individualistes francesos. També recordo una traducció mecanuscrita (dels anys seixanta?) d'una diatriba de Luigi Fabbri contra aquestes actituds aristocràtiques que es derivaven de l'hedonisme de bona part d'aquests col·lectius. De manera que Bookchin no fa sinó repetir un fet inherent a la condició llibertària: la tensió entre la igualtat i la llibertat, la dificultat de combinar la dimensió individual i col·lectiva.
L'assaig, tanmateix, és brillant en el sentit que realitza una crítica molt ben argumentada contra algunes idees que, en una primera impressió poden resultar seductores, i que tanmateix acaben tenint una complicada cara B.
Un bon llibre de filosofia llibertària que serveix per netejar unes quantes teranyines acumulades al cap.

Ressenya publicada al bloc Passive Resistance to the Incompetent Authority el 8 de febrer de 2013

 

  Anarquismo social o anarquismo personal


15/02/2013 14:57:02 Versió per imprimir

Jann-Marc Rouillan estará en Catalunya desde el sábado

Finalmente, Jann-Marc Rouillan viajará a Catalunya a partir del sábado. El acto previsto en Berga para hoy se aplaza al sábado mismo y el resto de actos se mantienen tal y como estaban anunciados: el 18 en Barcelona-CCCB y el 19 en la Universitat de Girona. También estará el día 21 en Cervera, durante la presentación de la XVI Marxa Homenatge al Maquis, que se realizará en la Sala La Pérgola a las 20 horas. Seguimos!


12/02/2013 16:07:22 Versió per imprimir

La Convivencialidad: claves para comprender el escenario cada vez más insostenible de nuestro mundo

Por Dionisio Romero

Se reedita ahora de nuevo este libro escrito por Ivan Illich en los años 70. Es interesante volver a leer los trabajos de este autor escritos hace unas décadas para constatar la certeza de muchos de sus análisis sobre nuestra sociedad: «Dentro de muy poco, la población perderá la confianza, no sólo en las instituciones principales, sino también en los gestores de la crisis». «Lo que es ya evidente para algunos, de golpe saltará a la vista de la mayoría: la organización de toda la economía dirigida para una vida "mejor" es el mayor obstáculo para una buena vida».

Ivan Illich, prolífero pensador, lingüista reputado, filósofo, teólogo y crítico de la sociedad moderna, nos dejó sus análisis de las distintas realidades sociales y políticas de nuestro mundo, con lucidez y erudición. Su obra más famosa fue La sociedad desescolarizada, donde reflexiona sobre la función institucionalizadora y alienante de la educación, cuya única función es formar ciudadanos utilitaristas y competitivos. Para Ivan Illich la escuela es la institución más importante en la perpetuación de un mundo de dominio de lo técnico y de sumisión del hombre a la economía.

En el libro editado por Virus editorial, reflexiona sobre el sometimiento del hombre a las herramientas de la sociedad tecnológica e industrial, y propone un nuevo paradigma que define como sociedad convivencial: «Por convivencialidad entiendo lo contrario a la productividad industrial. Cada uno de nosotros se define por la relación con los otros y con el entorno, así como por la relación profunda con las herramientas que utiliza». Su análisis, siguiendo su estilo característico, es globaly relacional, repasando desde el uso del lenguaje hasta la educación, la economía, la política, la ciencia etc. Realidades todas que convergen en la configuración de un mundo donde el hombre pierde su libertad y queda aplastado por sus propias herramientas. La paradoja que presenta es la de una humanidad que es instrumentalizada e institucionalizada por sus propias creaciones.

En los actuales tiempos de crisis, su análisis adquiere mayor justeza y su pronóstico de las consecuencias catastróficas de nuestra gestión política y económica se ha demostrado acertado. Ivan Illich despliega un aparato reflexivo bastante personal, fuera de modas académicas y de escuelas filosóficas, lo que hace que su relato sea, según nuestro criterio, muy atractivo. Su acercamiento a las realidades de nuestro mundo está lleno de ideas originales, descubrimientos y aclaraciones eruditas y accesibles, especialmente en cuestiones lingüísticas y del uso del lenguaje.

Hacía muchos años que no releiamos a este autor, ahora un poco olvidado, y nuestra impresión no ha podido ser más positiva. Con el tiempo sus pronósticos se revelan pertinentes, aunque muchos de sus argumentos y datos de análisis hayan podido verse transformados con los años. En lo sustantivo, su obra nos habla con profundidad de los tiempos actuales y además propone soluciones y estrategias. Por todo ello recomendamos su lectura, pues en ella encontrará el lector numerosas claves para comprender el escenario cada vez más insostenible de nuestro mundo.

 

Reseña publicada en Agenda Viva n.º 30, invierno 2013

 

  La Convivencialidad


01/02/2013 09:51:13 Versió per imprimir

Food Wars: argumentos contundentes para la crítica del régimen agroalimentario

por Carmen de la Cámara Arilla y Victòria Soldevila Lafón

Walden Bello no defrauda. El libro Food Wars. Crisis alimentaria y políticas de ajuste  estructural es una crítica razonada y convincente a las relaciones capitalistas que  imperan en la producción agrícola actual y a la «reforma agraria dirigida por el  Mercado», en suma, a la agricultura industrial capitalista. Un análisis que termina  siendo un alegato a favor de la soberanía alimentaria, no solo por su carácter respetuoso con la población campesina y por su racionalidad ecológica, podríamos decir, por razones de equidad, sino también por razones de eficiencia, ya que niega la superioridad de la agricultura industrial capitalista en términos de producción. El contenido del libro concuerda más con la segunda parte de su título, el ajuste  estructural impuesto por los organismos internacionales a los países subdesarrollados, que con la primera, ya que la crisis alimentaria se analiza de forma pormenorizada solo  en el epílogo de Tom Kucharz. El grueso de los capítulos anteriores desgrana los efectos del ajuste estructural en algunos países seleccionados. La estructura del libro  permite la lectura independiente de cada uno de estos casos, que no resultan exhaustivos pero sí dan, al lector no experto en la materia, una idea clara de la  realidad de las políticas agrícolas en estos países. Cada capítulo incorpora al final del mismo un útil apartado de conclusión que resume en unas pocas líneas las ideas  principales del capítulo.   

El capítulo introductorio sienta las bases teóricas de lo que después se estudiará en los análisis de casos. En este capítulo se explica como las políticas neoliberales han  conseguido la difusión de las relaciones capitalistas de producción en el ámbito de la  agricultura, amenazando la supervivencia campesina y extendiendo la alienación de la tierra, su mercantilización y venta. Su hipótesis de partida se basa en que la actual  crisis alimentaria no puede entenderse sin tomar en cuenta el proceso de destrucción  de la agricultura campesina por parte de la agricultura capitalista. Un proceso que se  inició con la irrupción del Primer Régimen Agroalimentario a finales del siglo XIX, pero  que no se ha conseguido completar, a pesar de los esfuerzos actuales de la OMC, Banco Mundial y de los agentes de la agricultura industrializada (empresas de  biotecnología, grandes empresas transnacionales de la alimentación, etc.) para conseguirlo. La agricultura campesina ha conseguido sobrevivir y ahora se presenta  como una alternativa viable frente a un modelo de agricultura industrial cada vez más cuestionado.

En los capítulos centrales, que forman el grueso del libro, el autor analiza los casos de la agricultura mexicana (capítulo 2), filipina (capítulo 3), africana (capítulo 4) y china (capítulo 5). En todos los casos destaca el rol marginal de la agricultura en la estrategia de desarrollo del país, estrategia que prioriza la industrialización orientada a  las exportaciones y centrada en las ciudades, basada en una rápida integración en la economía capitalista global. En esta estrategia, los excedentes agrícolas se gravan  para extraer de ellos la plusvalía que sirva a la acumulación primitiva de capital. Como resultado, países todos autosuficientes en épocas anteriores pasan a ser importadores  netos de alimentos en la actualidad.

El capítulo 6 aborda más genéricamente el tema de los agrocombustibles y como la prioridad que se ha dado a su producción -ilustrada especialmente con el caso de  Brasil- ocasiona hambrunas en países con larga tradición de seguridad alimentaria. También pone en entredicho las supuestas bondades ‘ambientales’ de los agrocombustibles y desenmascara a quiénes son los verdaderos beneficiarios de las  ingentes ayudas públicas a la producción de este tipo de combustibles.

En el capítulo 7 encontramos una descripción de las iniciativas de resistencia y de organización -sobre todo la Vía Campesina- alternativas al paradigma productivo neoliberal. Todas ellas buscan articular una propuesta alternativa al régimen  agroalimentario actual y destacan las ventajas de las pequeñas explotaciones frente al  monocultivo que se extiende siguiendo los criterios de eficiencia productiva que rigen  en la perspectiva ortodoxa. Se trata, en definitiva, de un homenaje a los que luchan por un nuevo modelo en el sistema agroalimentario global y resalta el papel de Vía Campesina como aglutinador de estos esfuerzos. Los agricultores y campesinos emergen como una nueva fuerza en lucha no sólo para transformar el sistema  agroalimentario mundial, sino que aportan fundamentos esenciales para una  transformación más amplia de la sociedad y la economía, vinculada al proceso de  ‘desglobalización’. 

En el epílogo a la edición española se señala (con nombres y apellidos) a los principales causantes de las crisis alimentarias globales actuales (la del 2007-2008 y la  actual): la especulación financiera, los fondos de pensiones y de inversión, los agrocombustibles, las instituciones internacionales (la OMC, el Banco Mundial), la  Unión Europea, los mercados de compensación de carbono. El texto ofrece una gran  profusión de datos para validar sus argumentaciones. Datos que ponen de manifiesto  el gran negocio del hambre y que convierten en inaplazable una transformación radical  del modelo de producción, distribución y consumo de alimentos, no sólo por motivos éticos sino, también, por razones medioambientales. El autor introduce conceptos manejados por estas interpretaciones alternativas, como el de “agua virtual”, que  resultan novedosos para los lectores que nos acercamos al libro con la curiosidad del  neófito.

En resumen, un libro que puede aportar al especialista en la materia argumentos contundentes para la crítica del régimen agroalimentario actual, pero útil sobre todo  para los lectores no expertos que buscan una primera aproximación a los problemas de la organización productiva agrícola desde un punto de vista crítico.


Revista de Economía Crítica nº14, 2.º semestre 2012

PDF del n.º 14 de la REC

 

  Food Wars


28/01/2013 11:16:24 Versió per imprimir

Ha muerto el escritor Jakob Arjouni

 

El 17 de enero hemos sabido de la muerte del escritor Jakob Arjouni. Conocido en el Estado español por las serie de novelas negras, Arjouni era conocido en Alemania también por sus obras de teatro, narraciones cortas y dos novelas ambientadas en Berlín.

Muy popular en Alemania por su detective Kemal Kayankaya, de origen turco, pero profundamente arraigado en el Frankfurt más popular, sus novelas reflejan con un humor ácido y trepidante la atmósfera de prejuicios raciales, hipocresías, arbitrariedades policiales, además de corruptelas políticas y económicas a las que se puede ver enfrentado un detective bebedor, mal habaldo,  irreverente y algo cínico, pero con "principios", esos principios que por tan evidentes y, a veces, extraños da hasta vergüenza enumerarlos.

Hijo del famoso dramaturgo alemán Hans Günter Michelsen, Jakob cambió su apellido por el de su mujer de origen marroquí, para que éste no influyera en la acogida de sus obras. Su primera obra, Happy birthday, turco, la escribió con 23 años. En Virus editorial fueron publicadas además dos entregas más de la serie, Rakdee con dos es y Más cerveza, de un total de cinco.

Sobre su personaje central, Manuel Vázquez Montalbán dijo: "Kayankaya es algo más que un investigador privado de origen turco en una Alemania construida sobre cabezas de turco. Es la mirada crítica de uno de los autores más interesantes de la novela negra contemporánea".

A Jakob Arjouni se lo ha llevado la maldición del cáncer con sólo 48 años.

 

_______

[En la Oficina de Extranjería:]

—¿Nombre?

—Kemal Kayankaya.

—¿Puede usted deletrear?

—Casi todo, pero a veces me equivoco con palabras extranjeras.

Levantó la vista y sus labios se afilaron como los de una madrastra. Tras examinarme breve y definitivamente, bufó:

—¡Su nombre!

Se lo deletreé. Sin dejar de escribir, me preguntó:

—¿Nacionalidad?

—RFA.

—Alemán —me corrigió entre dientes, para levantar al instante la vista irritada—. ¿Alemán?

—¿Se lo deletreo?

El ojo izquierdo le tembló. Nos medimos con la mirada, empujó el bloc a un lado y se echó hacia atrás, abrazando el respaldo de la silla.

—Si tiene usted la nacionalidad alemana, señor...

—Kayankaya. ¿Lleva usted mucho tiempo trabajando aquí?

Se quedó cortada.

—... eso a usted no le importa en absoluto.

—Era sólo un suponer. Si con todos los nombres que no suenan como salchicha muestra usted los mismos dotes de comprensión, será tal vez que se ha equivocado de empresa.

 

Jakob Arjouni (fragmento de Rakdee con dos es)


18/01/2013 11:49:47 Versió per imprimir

«La transición escamoteó canalladas»

Por Julián Vadillo

Miquel Izard ha dedicado gran parte de su vida de investigación a la historia de América y las políticas colonialista al otro lado del Atlántico, prestando mayor atención a los ámbitos de cimarrones. Díscipulo de los maestros Pierre Vilar y Jordi Nadal, Izard ha trabajado en la Universidad de Barcelona como experto americanista. 

¿Por qué un libro sobre la experiencia revolucionaria en Cataluña ahora?
En este momento de crisis total (económica, social, política o cultural) del sistema parlamentario liberal, quizás es aconsejable, necesario y prudente revisar el pasado para averiguar dónde erramos la ruta y que experiencias –antagónicas y estimulantes- pueden sernos útiles para enderezar tanto entuerto.

¿Cómo y cuando surgió la idea de un libro así?
Por una parte, la jubilación me dejó sin los apoyos materiales para seguir viajando a América nuestros veranos y continuar las pesquisas que inicié tras mi exilio en Venezuela sobre sociedades cimarronas; por otra muchas horas reflexionando durante una larga hospitalización, imaginando qué haría en el futuro, me sugirieron leer sobre la vida cotidiana de la gente común, en el verano de 1936, cuando los dirigentes hacían la revolución y la guerra. En alguna autobiografía detecté que durante unas semanas en Cataluña se ensayaron cambios desconcertantes e imaginativos, en producción, cultura, pedagogía, usos y costumbres o ética.

¿Qué consideras que pudo llevar al proletariado español a realizar unas de las revoluciones más profundas de la historia de la humanidad?
Pienso que llevaban décadas discutiendo, leyendo, escuchando o proponiendo una forma totalmente diferente de organizar una sociedad que consideraban represiva, desigual y despótica. En su búsqueda de alternativas se interesaron, vía Reclus, por ejemplo, por las naciones autosuficientes americanas, que los castellanos adjetivaron, de forma incomparable, como gentes “sin Dios, rey, ni ley”.

¿Cuál fue el resultado general de la experiencia colectivista en Cataluña?
Prácticamente todos los que han tratado el tema coinciden en que a nivel de producción, servicios o intercambios fueron exitosas y funcionaron mucho mejor que en la etapa anterior. Hubo incluso avances sorprendentes en comunicaciones, sanidad, ecología o educación.

Siempre se ha achacado al anarquismo la responsabilidad, o parte de la misma, de los “abusos” que pudieron cometerse en la retaguardia republicana. Sin embargo en el libro aclaras muchos de estos temas. ¿Por qué esa especial aversión al anarquismo para responsabilizarle de todo?
Precisamente porque los beneficiarios de un sistema esperpéntico, absurdo, injusto o suicida deben borrar, anatematizar o ningunear, de forma absoluta, cualquier alternativa.

¿Qué destacas más de esa experiencia? ¿La gestión económica? ¿La educación? ¿El control social por parte de los trabajadores?
Si la nueva gestión económica generó una sociedad más equilibrada y menos alienada, la nueva pedagogía pretendía formar una humanidad distinta centrada en valores genuinos y auténticos en lo ético o estético y el control social liquidaba hambrunas, injusticias y desequilibrios, modelos obsoletos e ineficientes, egoísmos castradores o crisis funestas.

¿Qué crees que puedes aportar a la historiografía sobre la Guerra Civil con este libro? ¿Y a la enseñanza social con el recuerdo de esta experiencia?
En cuanto a lo primero, sencillamente, acercarse al pasado sin prejuicios y no buscando defender intereses espurios. En cuanto a lo segundo, porfío, capaz podemos averiguar formas menos incoherentes e irracionales de funcionamiento social.

¿Crees que el movimiento de la memoria histórica ha facilitado el conocimiento más amplio de esta experiencia?
La sociedad civil ha conseguido recuperar acontecimientos y canalladas que se habían escamoteado durante esta farsa que llaman Transición, quieren presentar como modélica y tienen la desfachatez de decir llevó a la democracia. Pero los obstáculos y resistencias del poder, la iglesia o la academia siguen siendo, de momento, infranqueables. Padecemos la tiranía del franquismo parlamentario y pueden preguntarle al juez Garzón!

¿Qué utilidad le ves en la actualidad a la revolución que realizaron los trabajadores españoles en 1936?
Aprender de una experiencia que fue exitosa y estimulante. Movimientos como el madrileño de la Puerta del Sol se preguntan si hay otro mundo posible y durante el inverosímil e inimaginable verano del 36 se imaginó cualquier mudanza, todo era cuestionable y posible, predominaron entusiasmo euforia, espontaneidad, esperanza, frente a la sociedad anterior, dominada por apatía, desaliento, engaños, pesimismo y  desequilibrio.

 

Entrevista publicada en Diagonal, el 10 de enero de 2013

 

 

Que lo sepan ellos y no lo olvidemos nosotros


10/01/2013 17:26:59 Versió per imprimir

Nombre de registres trobats: 405