Presos a la calle, políticos también *

Por Mario Ortiz

(*) Irónica soflama libertaria de la llamada Transición

Cárceles en llamas recorre la Transición de la mano de la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha), la organización de presos sociales más significativa de la historia penitenciaria española. Forma parte de la tesis doctoral de César Lorenzo Rubio, que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado de la UB en 2011.

Con mano diestra, nos conduce por los tortuosos caminos de esta organización en el ya de por sí confuso y abigarrado paisaje de la Transición. Una historia densa y prolija en la que destaca la etapa que va desde la semana negra de enero de 1977 hasta los asesinatos de Agustín Rueda (preso libertario) en la prisión de Carabanchel y Jesús Haddad (Director General de Instituciones Penitenciarias) en Madrid, el 14 y 22 de marzo de 1978 respectivamente.

La lucha de COPEL es una escalada de acción reacción, de  plataformas reivindicativas, huelgas de hambre y motines, de talegos arrasados, incendios, túneles y fugas, de portadas periodísticas, tejados, ingestas de objetos metálicos y autolesiones, de palizas brutales, cundas y celdas de castigo, de boqueras fascistas y chotas, de negociar de día y cavar de noche. Y, sin embargo, las reivindicaciones de la COPEL eran, en su mayoría, meras reformas de un régimen penitenciario de rigor medieval.

Hasta ahora, las soluciones de nuestra democracia para los presos «revoltosos» han sido las cárceles de alta seguridad, el aislamiento extremo (tortura sin sangre) y el infame régimen FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento). España es número uno en Europa Occidental en presos y cárceles. Cataluña tenía, a fecha del 8 de febrero del 2013, la friolera de 10.034 reclusos, cuando en España, la población total en 1975 era de 8.840. Estos datos deberían hacernos reflexionar.

En fin -disculpen la disgresión- un libro imprescindible. Un trabajo exhaustivo y riguroso que nos revela la, sin duda, historia más dura y legendaria de nuestra -mal llamada- transición.

 

Reseña publicada en La Veu del Carrer n.º 130, diciembre de 2013

 

 

 

  Cárceles en llamas


10/01/2014 16:34:19 Versió per imprimir

La cosa llibertària

 

per Guillem Martínez

«Tot i ser un llibre ben armat (...), no amagava que era redactat des de l'àmplia classe de Vichy català, és a dir, el col·laboracionisme de les classes autòctones amb la dictadura de caràcter feixista (...). I en aquest sentit, com a bon representant d'una burgesia que havia passat dècades implorant a l'Estat que reprimís la majoria social d'obrers i camperols amb pulsions igualitàries, tractava de deslegitimar-los minimitzant el seu paper històric o atorgant-los un paper secundari».

Aquesta cita, que al·ludeix a Noticia històrica, de Vicens Vives, apareix al colofó de L'anarquisme fet diferencial català, i explica el sentit d'aquest petit llibre, que està tenint certa repercussió: explicar altres eixos de la història de Catalunya, sense recórrer a la Matrix catalana, aquell filtre amb elements del Noucentisme i aportacions de Vives -com el bon fabricant de rousseau- que dibuixa l'autopercepció social del fet català des dels vuitanta, un oasi 2.0 ple de civilitat, amb esporàdics i ja superats atacs de rauxa perpetrats pels espanyols o per una colla de murcians que no volen integrar-se en aquesta regió de Grècia. 

Xavier die explica la vinculació entre l'anarquisme i Catalunya -una relació única al món en la seva precocitat i en la seva culminació. i la situa lluny, en un caràcter col·lectiu antiautoritari, que explicaria el fet que Catalunya sigui des de l'edat mitjana la societat europea amb més revoltes.

El llibre és un recorregut per aquests fets de rebel·lia, per revoltes, per l'enfrontament amb l'absolutisme, pel descobriment dels corrents menys autoritaris del socialisme, del federalisme, de l'internacionalisme, fins al naixement de la CNT i el seu extermini en el franquisme i la Transició. Posteriorment, en tres capítols, organitza l'exposició d'aquesta mena de caràcter a partir dels valors de la llibertat, igualtat i fraternitat. Què en queda, de tot aixó? En un darrer capítol, valora el futur d'aquesta tradició. La veu vigorosa. En el mateix sentit que Torres i Bages unia inexorablement el catolicisme i la catalanitat. Darrerament, però aquesta tradició autòctona antiautoritària està vivint un moment dolç i relaxat en el gènere de l'assaig, amb llibres certaments interessants. Un és el llibre d'Antonio Baños La rebel·lió catalana. Tràiler: «Deslliurar-nos del bipartidisme PPSOE, de la Zarzuela i els seus zoològics bípedes i quadrípedes. Trencar una constitució que fia als militars la decisió última sobre com hem de viure. Acabar amb un model productiu d'oligopoli i de confabulació castissa. Són temes de la rebel·lió catalana que no poden deixar indiferents els espanyols de bona fe. Qui vulgui engegar un procés constituent a la península  ha d'estar amb els catalans. I nosaltres amb ells. La independència entesa no com a separació sinó com a refundació de relacions entre territoris i nacions es troba tant a les formes com en l'esperit col·lectiu de la rebel·lió. Marxem, sí, marxem del Regne podrit i fem la nostra. Però no deixem de banda els germans, la família que també malda per deslliurar-se de La Indisoluble Imperial».

Baños, periodista original en una cultura que fa 35 anys que penalitza l'originalitat i pondera els blocs, és un pensador llibertari singular, que ha escrit dos llibres sobre economia (La economía no existe i Posteconomía, Libros del Lince). La seva Rebel·ió catalana, un llibre àgil, fresc, ràpid, és la seva lectura de la transició catalana. Aposta per la rebel·lió, pel fet que una República catalana és també la possibilitat d'horitzontalitzar la societat, de canviar les elits, de reduir l'autoritat.

 

Ressenya publicada a El País el 28/11/2013

 

 

  L'Anarquisme fet diferencial català


08/01/2014 13:20:22 Versió per imprimir

La memoria colectiva como herramienta militante

Por Paco Marcellán

P. López Sánchez, Rastros de rostros en un prado rojo ( y negro). Las casas baratas de Can Tunis en la revolución social de los años treinta. Colección memoria. Editorial Virus. Barcelona 2013.

Las Casas Baratas del Prat Vermell (Can Tunis) fueron levantadas en 1929 en el marco de la llamada Exposición Internacional de Barcelona con el fin de "dorar" una imagen urbana que perdía su "esplendor imaginario" con la presencia de "tugurios de hojalata y mal ajustada madera" en las faldas de la emblemática montaña de Montjuïc, idea que posteriormente ha sido mantenida en todo evento/fasto con proyección internacional a lo largo de la geografía ibérica (Expo-Sevilla, Olimpiada-Barcelona, entre otros) y en la que, como en el caso tratado en este libro, han aflorado los intereses urbanísticos de los depredadores del ladrillo y la corrupción de los políticos involucrados en esa pretendida "marca España". Pero no hay que olvidar que durante el franquismo, en sintonía con la filosofía caritativa de la Dictadura de Primo de Rivera, las  llamadas "casas baratas", en el marco del Instituto Nacional de la Vivienda, constituyeron un instrumento de "guetización" y control espacial de la clase trabajadora por parte del régimen a la vez que pretendía mostrar su "rostro humano".

El libro de López Sánchez va más allá de la crónica social (evolución del espacio urbano, deficiencias infraestructurales, relaciones internas comunitarias, conflictos de clase) y constituye un magnífico ejercicio de reflexión sobre la memoria colectiva de un núcleo urbano en el contexto no solo de los años treinta (lucha sindical, revolución social, construcción colectiva de espacios vitales) sino también de la larga noche de piedra del franquismo (represión policial, auto-organización obrera, exilios interiores y exteriores, miedo, escasez y marginación) cuya finalización no ha servido para un análisis colectivo corrector para el futuro sino que se ha instalado en la desmemoria consciente para no levantar "ampollas" entre los protagonistas hegemónicos de la dictadura franquista. Una historia social basada en testimonios del pasado, con una exhaustiva labor de investigación documental, pero también con la memoria de los habitantes de Can Tunis, hijos e hijas de aquellos que intentaron llevar un mundo nuevo en sus corazones. La miseria del franquismo pero también de la Transición originó en muchos de ellos una "vergüenza" y miedo por el "qué dirán", asumiendo en muchos casos el pasar "página", fenómeno que constituyó uno de los mantras persistentes de ese momento histórico. La reflexión del autor sobre las dificultades inherentes a conseguir con sus interlocutores una fluidez en el discurso a lo largo de sus entrevistas personales es un testimonio evidente de estos rescoldos.

Resulta emocionante la lectura de "Ellos y Ellas: retales de unas vidas" (Capítulo 21), que comprende esbozos biográficos de algunos de los protagonistas de este impactante relato cuya finalidad explicita el autor indicando que "por ellos y ellas y su mundo igualitario-mal enterrados en las fosas comunes del olvido-, procurando  que no se prolonguen las secuelas de la derrota mediante la ignorancia o la denigración, se cuenta su historia para que la memoria compartida pueda seguir entre nosotros viva y activa". Una cuidada edición con reproducciones documentales y fotográficas da un valor añadido a un exhaustivo análisis.

Querría añadir dos apuntes más a mis comentarios sobre un libro que me parece imprescindible.

El primero de ellos está relacionado con la intrahistoria y elaboración de esta obra y que se refleja en los capítulos 4 (¿Qué haces?) y 8 (A trancas y barrancas) donde aparece la propia pasión del autor inmerso en una dura y seductora tarea de investigación social cuya contrapartida "académica" se ve reflejada en una conversación con una compañera suya de departamento universitario. Esta le espeta "que aquello que no circula por los canales de rigor no existe, no cuenta, no sirve para nada". Es un claro reflejo de la consideración del valor de uso claramente mercantil de una investigación aherrojada, siguiendo pautas canónicas, destinada a la auto-acumulación de méritos dudosos, que contribuye a creación de una historia oficial y oficializada en la que desaparece el protagonismo de los de "abajo" en base a recalcar el de los de" arriba" y que se sustenta en el anonimato de los primeros por esa elección de los historiadores "formales" a favor de una justificación pretendidamente científica basada en la visión hegemónica del Poder.

La coherencia entre la actividad militante del autor y su ejercicio de reflexión sobre el pasado conectan con mi segundo apunte relacionado con el prólogo de Tomás Ibáñez que tiene el estimulante título "La muerte  nunca vence a la primera". Resalta Tomás que "Luego el tiempo hizo su trabajo, las brasas que había dejado la Revolución fueron perdiendo poco a poco su intensidad hasta que la mirada no alcanzara a ver más que cenizas. Este libro es un claro testimonio de que aún no se ha apagado del todo, de que el tiempo de la segunda  y definitiva muerte aún no ha llegado ... sino también porque resulta ser, en su materialidad, un efecto vigente de la gesta revolucionaria de los años treinta. La segunda muerte, la definitiva, deberá esperar  y permanecer pacientemente al acecho mientras haya quien no solo se esfuerce por estirar del hilo rojo y negro para conocer y dar a conocer aquella insurrección, sino que lo haga, además, porque aquella gesta aún ejerce efectos, hoy sobre su sensibilidad y su quehacer". El impacto de esta historia en el presente con concluye con unas  certeras palabras que no me resisto a reproducir:

"Rastros de rostros en un  prado rojo (y negro) nos enseña  que aquellas brasas  aún producen efectos y que cualquier día, si los vientos son favorables, pueden volver a incendiar el horizonte ...  pero mientras  aquella gesta perviva  en nuestra sensibilidad política  sólo dependerá de nosotros  que crezca algún día como lo hacen a veces los torrentes bajo la tormenta".

Recomiendo leer  este libro, compartir con otros y otras  las vivencias y las ideas que despierta y sobre todo, animar a mantener las brasas de una historia colectiva que no debemos dejar desaparecer.

 

Reseña publicada en Libre Pensamiento n.º 76

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)

 


04/12/2013 12:11:37 Versió per imprimir

PRÓXIMAMENTE

Teoría e historia de la revolución noviolenta

Ya está en máquinas nuestro próximo título: Teoría e historia de la revolución noviolenta, de Jesús Castañar. Una rigurosa síntesis de los planteamientos y las prácticas noviolentas asociadas a los movimientos emancipatorios.

Las discusiones entre la izquierda revolucionaria sobre la legitimidad del uso de la violencia y sobre la eficacia de las estrategias noviolentas atraviesan toda la historia del movimiento obrero y de los movimientos sociales.

En el Estado español esa discusión se vio renovada y potenciada con la irrupción de un potente movimiento antimilitarista y la campaña de insumisión, en los años ochenta y noventa.

La capacidad de movilización,  así como  la creatividad y originalidad de sus acciones ayudaron a renovar por completo las herramientas de acción y agitación de los movimientos sociales, y su legado sigue estando muy presente en las movilizaciones del 15M, las diferentes campañas por la sanidad y la educación públicas, y, especialmente, en las acciones de la PAH.

A pesar de las discusiones que sigue provocando la noviolencia entre sus partidarios y detractores, pocos conocen el intrincado camino que han seguido las ideas de la noviolencia, y las diferentes corrientes de las que ha bebido y que se han ido fraguando a partir de las experiencias históricas y las discusiones teóricas de múltiples protagonistas.

Detrás del concepto de noviolencia se esconde una riquísima tradición teórica, que abarca desde corrientes que la entienden como un todo (corriente holista), sobre la base de concepciones filosóficas y/o religiosas, hasta corrientes que la entienden como una praxis integral político-social, de carácter revolucionario, de influencia principalmente anarquista, pasando por aquellas que apuestan por razones meramente pragmáticas por la acción noviolenta para el cambio político.

El presente libro nos hace partícipes de las discusiones y discrepancias existentes entre las corrientes defensoras de la noviolencia, a la hora de definir qué se entiende por acción noviolenta y cuáles son sus límites (el sabotaje o destrucción de bienes, la presión psicológica o la coacción, la violencia a nivel simbólico...), y nos presenta la noviolencia como una herramienta eficaz de la que se han apropiado numerosos movimientos políticos a lo largo de la historia, sin declararse noviolentos y sin renunciar a otras formas de lucha.

 

Ficha


02/12/2013 18:02:18 Versió per imprimir

El sueño igualitario: la utopía concreta de las periferias

 

Por Pere López Sánchez

Hay bar­rios, peda­zos, de las ciu­dades que no cuen­tan. Al no estar en el mapa de la emprende­dora com­pet­i­tivi­dad mejor no mirar­los, y si su pasado, su pat­ri­mo­nio, no se presta a la bal­anza de los ben­efi­cios en boga mejor negar­les su legado. Nada de geografía ni his­to­ria para ellos. Si acaso se les puede glosar como ter­ri­to­rios donde crecieron y se mar­chi­taron las flo­res del mal. Es el des­tino de las ale­jadas per­ife­rias de los nadie y ningunea­dos. Su mar­ginación es, sin embargo, expec­tante. En algún momento, amparada en algún acon­tec­imiento o empu­jada por el pro­ceso «de destruc­ción cre­ativa», puede apare­cer cualquier med­i­c­ina social prodiga en enmen­dar los estrop­i­cios del «desar­rollo geográ­fico desigual» o dis­puesta a cal­mar los estal­li­dos de alarma social.

Ocur­rió así en 1929. Por una Exposi­ción Inter­na­cional, se dis­puso que en la mon­taña de Mon­tjuïc se con­struy­eran, para enno­ble­cer la Gran Barcelona, pala­cios y pabel­lones, paseos, jar­dines y fuentes. A la par, era el con­tra­punto, se pro­cedió a la destruc­ción de la bar­racópo­lis que por aquel sec­tor se expandía. En las pági­nas de la prensa obr­era de la época ya se escribía que aquel «acon­tec­imiento fue el fac­tor deci­sivo para que fueran der­rib­adas aque­l­las bar­ra­cas (tugu­rios de hojalata y mal ajus­tada madera incrus­ta­dos en plena rampa mon­tañosa), por con­sti­tuir éstas un lunar o un bor­rón den­tro de la espec­tac­u­lar­i­dad opu­lenta del bril­lante certamen».

De la proyec­ción de aque­l­las Casas Baratas se encargó un Patronato de la Habitación de Barcelona en cuya junta, nada bené­fica, y pre­si­dida por el gob­er­nador civil y comis­ario regio Joaquín Milans del Bosch, con­cur­rían rep­re­sen­tantes de las dis­tin­tas admin­is­tra­ciones y de las insti­tu­ciones económi­cas y sociales. De la gestión se encargó la empresa Fomento de la Vivienda Pop­u­lar SA, con­sti­tu­ida —aun con ese nom­bre— prin­ci­pal­mente por ban­queros. Las obras cor­rieron a cargo de otro Fomento, el de Con­struc­ciones y Con­tratas. De aque­l­los nego­cios, que se han alardeado como ante­sala de la política munic­i­pal en mate­ria de vivienda, tam­bién se ben­e­fi­cia­ron las propi­etarias de los solares.

En Ras­tros de ros­tros, sin embargo, se ha tratado de seguir la estela de quienes dieron vida a las Casas Baratas de Can Tunis. Sus moradores aunque fueran tilda­dos —estigma­ti­za­dos— de «jor­naleros, inmi­grantes y anal­fa­betos» (o incluso, de “obreros, anar­quis­tas y pis­toleros”), se destac­aron por cul­ti­var en el día a día la lucha por la «mejora mate­r­ial y moral» mien­tras alum­bra­ban su sueño igual­i­tario de la eman­ci­pación. Ellas y ellos, como otros en pare­ci­dos para­jes en situa­ciones y condi­ciones sim­i­lares, fueron los pro­tag­o­nistas del mon­tón que der­ro­taron, primero, a un golpe mil­i­tar y después, rau­dos, se pusieron a fae­nar por la rev­olu­ción social. Suya fue aque­lla utopía conc­reta que parece que no exis­tió —dijeron y siguen diciendo algunos, por más que sean tiem­pos de la denom­i­nada «recu­peración de la memo­ria histórica»—pero que marcó el cal­en­dario de aque­l­los años.

Las gentes de aque­lla bar­ri­ada esta­ban muy lejos de la ciu­dad de los prodi­gios. En aque­l­las casas que «de baratas no tenían nada» el «cuadro era des­gar­rador», decían, y lle­va­dos por sus «ansias de eman­ci­pación y de reivin­di­cación», pronto deci­dieron con­sti­tuir su «Ate­neo Cul­tural de Defensa Obr­era». Lo hicieron el domingo 4 de mayo de 1930, y al mes tam­bién pusieron en fun­cionamiento una sucur­sal de la CNT. Al cabo de un año declararon una huelga de alquil­eres. El encono y duración de la huelga topó, como era de esperar, con la habit­ual repre­sión. Se mul­ti­pli­caron las deman­das y eje­cu­ciones de desahu­cio, se sus­pendieron mítines y asam­bleas, se pro­cedió a deten­ciones guber­na­ti­vas, se cortó el sum­in­istro del agua, se quitaron con­ta­dores de la luz, y padecieron —en dos oca­siones— el asalto poli­cial de la bar­ri­ada. Tam­bién se sig­nifi­caron por su com­pro­miso con la Orga­ni­zación San­i­taria Obr­era —una mutua que con­taba ya con la espe­cial­i­dad de med­i­c­ina natur­ista y home­opatía—. Fueron igual­mente pro­tag­o­nistas de otras muchas luchas en el ter­reno laboral.

Con aquel bagaje a cues­tas par­tic­i­paron acti­va­mente en los acon­tec­imien­tos que se des­en­ca­denaron a par­tir del 19 de julio de 1936. En la bar­ri­ada for­maron su pro­pio Comité Rev­olu­cionario y desde él se entre­garon a las colec­tiviza­ciones: la agrí­cola, la de abas­tos y a la Admin­is­tración Pop­u­lar Urbana y a las de la indus­tria del entorno que cam­biaron la vida del vecin­dario. Tam­bién mar­charon al frente de Aragón como mili­cianos y mili­cianas en las colum­nas confederales.

Después vino la der­rota: la larga y silen­ci­ada noche negra de los ven­ci­dos entre los ven­ci­dos. Estamp­ida al sin futuro en tierra de nadie, sup­li­cios carce­lar­ios aquí y allá, pelo­tones de fusil­amiento, cam­pos de con­cen­tración, cre­ma­to­rios en los cam­pos de exter­minio nazis, cas­ti­gos en los gulags… Ni aun así rene­garon ni se doble­garon. Algunos, con la cabeza bien alta, prosigu­ieron su andadura insum­isa y se man­tu­vieron activos en la brega social.

¿His­to­ria del pasado? Aque­l­los hom­bres y mujeres sin renom­bre, aso­cián­dose direc­ta­mente, plan­taron cara a la explotación que padecían, pararon desahu­cios, se enfrentaron a «la cri­sis de tra­bajo, la carestía de la vivienda, el alza escan­dalosa y crim­i­nal de las sub­sis­ten­cias y el vestido». Pero tam­bién, al mismo tiempo, empa­pa­dos de su cul­tura obr­era y lib­er­taria lle­varon a la prác­tica expe­ri­en­cias de sociedad alter­na­tiva. Sus ras­tros, quizás, nos val­gan para nue­stro pre­sente que a ratos se parece demasi­ado a su ayer.

 

Artículo publicado en GeocritiQ, el 15/10/2013

 

 

  Rastros de rostros


02/12/2013 10:57:07 Versió per imprimir

escribir la historia desde abajo, oponiéndose al rebaño de los que la escriben desde arriba

Por AMF

El libro que publicado por Virus editorial, a cargo de Pere López Sánchez, es mucho más que el enésimo estudio relacionado con la Revolución libertaria de julio del 36. Su título — Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)— anuncia claramente los planteamientos.

Rastros: no se trata de una historia cerrada, con verdades incontrovertibles; a lo sumo, el balance de unas larguísimas investigaciones en torno a un pasado que el tiempo — y la mala leche — están borrando

Rostros:los protagonistas no son héroes ni prohombres; son «hijos del pueblo»; sus apellidos no los conoce la Historia con H mayúscula.

Prado rojo (o Prat vermell): no se pretende abarcar el estado, el país o la ciudad; basta con una parte de un barrio —las Casas baratas de Can Tunis—, basta con el diminuto espacio donde se vive, donde se trabaja, donde se goza y se sufre, donde se fragua la conciencia social.

Rojo (y negro: proletaria y libertaria fue la revolución porque proletarios y libertarios fueron los que la hicieron el paréntesis — rojo (y negro) — sugiere cierta distancia con la llana admiración a lo «rojinegro»; también alude a la leyenda de un barrio «peligroso» que a algunos se les antoja negra.

Ya se ve, Pere López Sánchez ha elegido un camino difícil: escribir la historia desde abajo, oponiéndose al rebaño de los enterados que la escriben desde arriba. Y eso no solo se entiende porque los que el autor arranca de las fosas del olvido eran personas humildes: los que escriben desde arriba suelen considerar a los de abajo con cierta condescendencia…

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)


25/11/2013 11:51:14 Versió per imprimir

Quan els presos vivien com bèsties

Per Sílvia Marimon

La mort de Rafael Sánchez Milla, àlies el Habichuela , a la presó Model de Barcelona, el 19 d'octubre del 1975, va encendre el primer gran motí de la Transició. Segons el metge de la presó, Sánchez tenia hemorràgies i hematomes al cap i a la cara. Va morir, segons el comunicat mèdic, d'un col·lapse cardiovascular. Un pres va explicar als seus companys que el funcionari implicat en la seva mort, al pati, es petava de riure i explicava acudits. La indignació es va convertir en protesta. Hi va haver crits, amenaces i agressions amb pals; es van llançar objectes de tota mena, i es va exhibir una pancarta feta amb un llençol: "Que venga el gobernador y la prensa ".

La resposta de la policia va ser contundent: nombrosos presos van acabar a la infermeria i molts en cel·les d'aïllament. Alguns es van declarar en vaga de fam i d'higiene -s'orinaven al mig de la cel·la-. Aquest motí seria el primer de molts. Entre el 1976 i el 1978, els primers anys de la Transició, hi va haver un centenar d'amotinaments a les presons espanyoles. Algunes galeries de presos van ser incendiades i pràcticament arrasades. Els presos s'autolesionaven de manera col·lectiva amb talls als braços i a l'abdomen, o feien vagues de fam. Hi va haver morts i molts ferits.

Els presos estaven desesperats. Ho explica amb tot detall, i després de vuit anys d'investigació, l'historiador César Lorenzo Rubio a Cárceles en llamas. El movimiento de presos sociales en la Transición (Virus Editorial). Lorenzo està convençut que la història ha passat de puntetes per aquest capítol. "És un tema incòmode. Ens hem desentès de les presons", diu.

Un greuge amb els amnistiats

Amb la mort de Franco i l'amnistia als presos polítics, molts dels que estaven tancats per delictes comuns, perseguits i jutjats per lleis i tribunals dictatorials, van reivindicar també la seva llibertat. Tenien un sentiment de greuge: hi havia un canvi de règim, però s'havien oblidat d'ells. "Van començar de manera pacifista, amb manifestos i centenars d'instàncies, però ningú els va escoltar", explica Lorenzo. Per fer-se visibles van pujar a les teulades i van ocupar els patis. "Els van fer fora a cops de pilotes de goma, van traslladar els més actius i a molts els van castigar", resum Lorenzo. La violència va anar en augment. Hi havia molta ràbia acumulada.

"La situació a les presons era terrible. A Carabanchel havien de treure les escombraries amb una pala excavadora perquè les deixalles s'havien acumulat durant setmanes", detalla Lorenzo. La descripció que feia el senador socialista Rogelio Barrios, després d'una visita al penal d'Ocaña, el desembre del 1977, era colpidora: "Els presos viuen com bèsties". I detallava: "Si abans era inhabitable, ara és el més brut, pestilent i desagradable que es pot imaginar". Barrios reproduïa el text d'una làpida del penal: " S i se visitasen los establecimientos penales de los distintos países y se comparasen sus sistemas y los nuestros, puedo aseguraros sin temor a equivocarme que no se encontraría régimen tan justo, católico y humano (Francisco Franco) ".

El gener del 1977 es va crear la Coordinadora de Presos Españoles en Lucha (COPEL). "La nostra lluita ha de sortir al carrer com una lluita social, contra la injustícia manifesta d'un règim brutal, que ha creat les bases socioeconòmiques de la desigualtat contra la qual ens rebel·lem", deia un dels seus primers manifestos.

La devastació de l'heroïna

El moviment va tenir una vida efímera. L'heroïna, que va entrar amb força i amb sospitosa facilitat a les presons, va devastar la majoria dels seus membres. Per acabar amb la COPEL, es va aplicar la política d'aïllar els líders més importants i la repressió física. Quan el 18 de juliol del 1977 els presos van amotinar-se a Carabanchel en demanda de llibertat i reformes profundes, la policia hi va respondre amb antiavalots, un helicòpter i dinamita.

Sigui com sigui, les mobilitzacions a les presons van aconseguir que el tema penitenciari passés a ser prioritari. Va ser tanta la tensió i la violència, que la primera llei orgànica que va aprovar el nou govern democràtic va ser la llei penitenciària. El canvi legislatiu, però, va trigar anys a notar-se: "Els funcionaris de les presons es van formar sota la dictadura. Hi havia un sentiment molt estès que el millor era la mà dura, que als presos se'ls havia de respondre amb el garrot", lamenta Rodríguez. "El tarannà de la vella guàrdia del funcionariat es va demostrar amb la mort a cops de porra d'Agustín Rueda, un jove anarquista de Sallent simpatitzant de la COPEL, el 14 de març del 1978", afegeix Lorenzo.

La COPEL va desaparèixer el 1979, però van continuar els motins i les vagues de fam. "Decapitat el moviment, era una violència sense un propòsit definit, sovint liderada pels que controlaven el mercat de la droga", opina Lorenzo. L'historiador creu que l'objectiu de la llei penitenciària, que havia de reformar de dalt a baix les presons, més de 30 anys després només s'ha aconseguit parcialment. No creu que els presos tornin a pujar a les teulades: "En aquell moment, molts parlamentaris havien compartit galeria amb els que protestaven, i el canvi de règim polític va facilitar l'expressió pública de les queixes. Les condicions també eren terribles", argumenta l'historiador. "Amb els anys no s'han escatimat recursos en mecanismes de seguretat i vigilància, que fan molt difícil una protesta que vagi més enllà de la vaga de fam o l'autolesió", resumeix.

 

Reportatge publicat al diari Ara el 25/11/2013

 

 

  Cárceles en llamas


25/11/2013 11:05:12 Versió per imprimir

«El movimiento de presos sociales tuvo tal impacto que la primera ley orgánica tras aprobarse la Constitución fue la ley penitenciaria»

 

César Lorenzo Rubio es entrevistado por el programa Suelta la Olla de Hala Bedi Irratia, sobre el impacto del movimiento de presos sociales en un momento de conflictividad como la Transición. Lorenzo destaca que, pese a su invisibilización histórica posterior, el movimiento de presos tuvo tal impacto que, la primera ley orgánica aprobada después de la aprobación de la Constitución, fue la ley penitenciaria.

 

 

  Cárceles en llamas


20/11/2013 15:50:46 Versió per imprimir

Vídeo ► César Lorenzo Rubio e Iñaki Rivera Beiras hablan de «Cárceles en llamas»

 

carceles en llamas from Virus editorial on Vimeo.

 

El autor César Lorenzo Rubio conversa con Iñaki Rivera Beiras, del Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans, sobre el contexto en las prisiones españolas de los años 70, en el que surgió la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha), y sobre la evolución del sistema penitenciario y las leyes penales a lo largo de los últimos treinta años.

 

 

  Cárceles en llamas


19/11/2013 16:35:54 Versió per imprimir

InfoZazpi y librería Kaxilda de Donosti recomiendan Cárceles en llamas


 


 

La recomendación semanal que realiza el programa Kalegorrian de InfoZazpi Irratia, se dedicó la semana pasada a Cárceles en llamas, gracias a la gente de Kaxilda, librería donostiarra que ha querido destacar este título de Virus. En la entrevista se repasan algunos aspectos fundamentales del contenido del libro de César Lorenzo Rubio.

 


15/11/2013 17:35:21 Versió per imprimir

Nombre de registres trobats: 405