cita-en-vladivostok-9788418550874

Recoge este libro un recuerdo de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg, unas bicicletas de posguerra, una fábrica iluminada por Marx, y el amanecer del Báltico, además de otros capítulos que confluyen sin razón aparente en la ciudad rusa del lejano Oriente, donde Higinio Polo confiesa:

“Vladivostok fue una luminosa revelación, a la que me llevó una joven mulata que hacía sentadillas en la playa de Sant Miquel junto a la Estrella herida de Rebecca Horn, en el antiguo barrio de pescadores de la Barceloneta. Estuve mirándola un rato, y vi que llevaba una camiseta con la leyenda ??????????? estampada en cirílico. Pensé que tal vez era cubana, y que había llegado hasta allí por los resbaladizos senderos que nos introducen a todos en dimensiones desconocidas donde no resulta extraño encontrar un caimán antillano, la noticia de Hitler entrando en Praga recogida por Virginia Woolf, una urgencia ansiosa o una premonitora canción de bienvenida a un malecón donde resuenan las bocinas de los buques y alguien te deja la copia de una fotografía que eres tú mismo despidiendo a un barco que se aleja en el horizonte.”

¿Hacia la tercera guerra mundial? - Manolo Monereo| Carlos Eduardo Martins | Francisco López Segrera
Palestina (e Israel) - Martín Alejandro Martinelli
Mi vida con Lenin - Nadezhda Krúpskaya
Novecentistas - Mario García Castro
SANTIAGO MARCOS - Claudio Rodríguez Fer
DEMOCRACIA Y SOCIALISMO - Arthur Rosenberg
icone subscripcions

A Virus també necessitem recuperar energies.
Tanquem del 6 al 21 d'agost. Les vostres comandes es prepararan a partir del 22.
Gràcies pel vostre suport!