desesperar-9788489806238

Sólo la desesperación nos libera de la mentira interior; sólo ella nos devuelve a la realidad árida, desnuda, casi cadáver, de una condición humana ajena al menor brillo y a la más nimia trascendencia. Instrumento de la liquidación sumaria de toda Quimera, podríamos definir la desesperación como un abrir los ojos sin cobardía ante el fantasma de lo que creemos que somos; un reconocimiento frío y sosegado de nuestra pequeñez de mugre, de nuestra insignificancia de ruido tenue en medio de una noche cualquiera, de nuestra impotencia de hojarasca mecida por los vientos más comunes.

http://www.euskalnet.net/iralka/

Un trozo de hueco - Pedro García Olivo
La democracia despótica - Manu
La destructividad humanitaria - Jesús María Biurrun
Proclo o de la felicidad - Marino de Neápolis
Himnos y epigramas - Proclo
Tiempo y escritura en María Zambrano - Isabel Balza