catalàcastellano
notícia

[AUDIO] Alessandro Stella en Barrio Canino de Ágora Sol Radio

 

 

 

 

Esta semana hablamos del movimiento por la autonomía obrera en la Italia de los 70 que llevó a numerosos activistas a tomar el camino de las armas. Un movimiento que se inició tras la confluencia de los movimientos estudiantiles y las reivindicaciones obreras en el 68 y que en Italia se prolongó durante más de 10 años.
Recibimos la visita en el estudio de Alessandro Stella, autor del libro "Días de sueños y de plomo. Vivir la insurrección en la Italia de los 70" (Ed. Virus). También contamos con la intervención de Rolando D'Alessandro, prologuista del libro y autor de trabajos como "El dogma de la no-violencia", el relato autobiográfico "Si te'n vas no tornis" y su texto más reciente "¿Luchas o protestas?".

Alessandro Stella nos relata el trayecto insurrecto de una generación de militantes en la Italia de los años setenta que, convencida de la necesidad de una transformación radical de la realidad, participó de la vía armada como un aspecto más de la denominada autonomia operaia.

Hablamos del trayecto que recorrieron los hijos de las flores, la generación de estudiantes del 68 que se enfrentaron duramente contra la oligarquía burguesa en un ciclo de luchas que acabó cuajando en 1976 y alcanzando su máxima expresión en los dos años siguientes. Centros sociales, radios libres, y un fuerte poso cultural combativo fueron el caldo de cultivo de este movimiento insurreccional que se tradujo en diversas e imaginativas formas de lucha: la acción directa en las fábricas, el control del territorio con acciones coordinadas en barrios, las autorreducciones y expropiaciones, entre otras.

Este movimiento fue duramente reprimido empujando a cientos de activistas a tomar el camino de las armas. La estrategia de la tensión y la Operación Gladio, en la que intervinieron los servicios secretos italianos y norteamericanos, provocaron atentados como el de la Piazza Fontana en 1969 o el de la estación de Bolonia en 1980, que provocaron decenas de muertos con la finalidad de criminalizar a los movimientos políticos insurgentes y desatar la represión. Simultáneamente, la magistratura construía «el teorema Calogero» (que tomó el nombre de un juez afiliado al Partido Comunista de Italia), criminalización sistemática basada en la «teoría del entorno», que supuso la persecución, encarcelamiento y el exilio masivo de cientos de personas, y cuyas consecuencias aún perviven hoy.

Una larga historia de lucha que merece la pena ser contada desde el punto de vista de quienes la vivieron en primera persona. Un relato muy diferente al funesto berlusconismo actual y al poder de los herederos del fascismo de la Italia de hoy en día.

 


05/01/2016 13:24:58