tiempo-de-crisis-tiempo-de-lucha-

Nuestra vida se convierte en cásting permanente, un cásting “donde giran los hombres sin descanso”. La trabajadora social, precaria también ella, nos previene antes de la entrevista de trabajo: “La entrevista te la hace un psicólogo. Tienes que mirarle a los ojos, no desviar la mirada. Debes ir aseado, obviamente; si llevas abrigo, cuélgalo en la percha, que no dé la impresión de que tienes prisa. Llega diez minutos antes de la entrevista. Y pregunta algo: cuando te diga que si tienes alguna duda, pregunta, por ejemplo: ¿cuándo empezamos?”. Del gorila amaestrado de Ford al pícaro cínico del posfordismo. En la escuela nos adiestran para las selectividades y desde el televisor se imparte a todas horas la más principal y decisiva asignatura: Educación para la Competencia. Y al tiempo que nos prometen una vida de triunfo y nos repiten sin cesar “Tú sí que vales” nos van enseñando el tortuoso arte de competir por el trabajo y competir en el trabajo.

Luego no viene la rabia, sino la culpa. Las fantasías de la meritocracia, que hemos ido interiorizando de forma casi imperceptible, se derrumban. El diploma universitario o profesional se devalúa, las expectativas se achican, la promesa de hacer fijos a los contratados mes a mes como barrenderos o carteros no acaba de hacerse realidad. El paro y la precariedad se van alternando, constituyéndose en único horizonte. Llega la ansiedad, el tiempo descuajado, las paranoias.

LA RIQUEZA DEL COMÚN - José Iglesias
RESISTENCIAS EN MOVIMIENTO - VV.AA
Crónicas desde el margen - José Iglesias Fernández
Acción social para la emancipación - Koldobike Velasco Vázquez, Noelia Bribián, Manolo S. Bayona y Ruth L. Herrero
Nuevas derechas, nuevas resistencias - Raúl Zibechi
Pensiones públicas - José Iglesias Fernández

subscríbete