el-unico-y-su-propiedad-9789872244095

Si Dios y la Humanidad son poderosos con lo que contienen, hasta el punto de que para ellos mismos todo está en todo, yo advierto que me falta a mí mucho menos todavía, y que no tengo que quejarme de mi «futilidad». Yo no soy nada en el sentido de vacío, pero soy la nada creadora, la nada de la que saco todo. ¡Fuera entonces toda causa que no sea entera y exclusivamente la mía! Mi causa, me dirán, debería sr, al menos, la «buena causa». ¿qué es lo bueno, qué es lo malo? Yo mismo soy mi causa, y no soy ni bueno ni malo; ésas no son, para mí, más que palabras. Lo divino mira a Dios, lo humano mira al hombre. Mi causa no es divina ni humana, no es ni lo verdadero, ni lo bueno, ni lo justo, ni lo libre, es lo mío, no es general, sino única, como yo soy Único. Nada está por encima de mí...

¿Qué es la propiedad? - Pierre Joseph Prodhon
El otoño de Kropotkin - Jordi Maíz Chacón
La bala y la palabra - Luís Antonio Palacio Pilacés y Kike García Francés
La ley del número - Ricardo Mella
Palabras de un rebelde - Piotr Kropotkin
Contracorriente - Rodolfo Montes de Oca

subscríbete