la-fe-y-la-estafa-9788492211654

Llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el templo y se puso a echar a los que vendían y a los que compraban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas; y no consentía que nadie transportase objetos atravesando por el templo. Luego se puso a enseñar diciendo: --¿No está escrito: «Mi casa será casa de oración para todos los pueblos? Pues vosotros la tenéis convertida en una cueva de bandidos».

Los sumos sacerdotes y los letrados se enteraron; como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su enseñanza, buscaban la manera de acabar con él (Mc 11, 15-18).

Dios es ateo - Enrique de Castro
SOCIOGÉNESIS DE LAS BRUJAS - Vicente Romano
LAS CONFESIONES - San Agustín | Olegario García De La Fuente
TEOLOGÍAS GAY Y LESBIANA - Elizabeth Stuart
APRENDER DE ÁFRICA - Bilal Dídac P. Lagarriga
PANTEÓN - Jörg Rüpke