infancia-y-control-social-

En la sociedad actual, los niños son objeto de un control casi absoluto. Carentes de toda autonomía y privados de cualquier capacidad de decisión, cada minuto de su día a día está fuertemente controlado, sometido a vigilancia, incluido dentro de un horario. Bajo el objetivo de la protección, los niños son sometidos a un control cada vez más intenso, especialmente en lo que se refiere a sus relaciones con otros niños y, sobre todo, con otros adultos. Profesores, vecinos, monitores, familiares: todos pueden cometer abusos, todos son sospechosos, todos deben ser vigilados. El pederasta es el nuevo monstruo social, el catalizador de todos los temores y las iras de la sociedad. Sin embargo, esos monstruos sociales no aparecen de forma espontánea. Responden a una forma de organización social y a una distribución del poder concretas, a unas estrategias de dominación y a unos intereses determinados. Cuando se analiza el origen del actual discurso sobre los abusos durante la infancia, descubrimos que aparece en un momento y un lugar muy concretos: la década de los años ochenta en Estados Unidos. No es casualidad que ese discurso tuviese a los niños como principal objetivo, ya que fabricar adultos obedientes pasa por fabricar niños obedientes. Si se consigue crear niños atemorizados, aislados y sometidos, podremos crear adultos incapaces de rebelarse, de cuestionar el orden actual de las cosas. Habremos acabado con la posibilidad del cambio.

Panóptico - Jeremy Bentham con ilustraciones de Elías Taño
Psicología de masas del fascismo - Wilhelm Reich
La invención del pasaporte - John Torpey
Laboratorio Favela - Marielle Franco [textos, discursos y cronología]
Los contornos del control - Pedro Fraile, Quim Bonastra y Juanma Solís (eds.)
Guía antirepresiva - VV. AA.

Anuncio

Del 10 al 23 de agosto estaremos cerrados para hacer unos días de descanso. Os avisamos de que los pedidos llegados en esta quincena, se servirán a partir del 24 de agosto

?>