ada-marti-vall-

En el pletórico mes de julio de 1936, Ada Martí Vall se enfrentará con uno de los mayores retos de su vida, desarrollando en medio de los acontecimientos que sacuden a Barcelona toda su personalidad, con todas sus fuerzas, energías y pasión revolucionaria. Siendo consciente de que, en ese momento, formaba parte de la "sal de la tierra". Esa "sal" era, sin duda, para que las mujeres de las Juventudes Libertarias y por extensión para la "Federación Ibérica de Conciencias Libres". La libertad, que podía palparse en el aire que se respiraba. No había tregua para expresar el momento con palabras, la revolución estaba en marcha y Ada Martí vivió intensamente el momento con total compromiso, en plena fiesta revolucionaria, como despedida de un tiempo que moría y, a su vez, que se anunciaba como una "Aurora de esperanza. Y así lo vivieron tanto Ada Martí como otros jóvenes de su tiempo, entregados por completo a lo que fuera su pasión: la construcción de un mundo nuevo y más justo. 

Tras las huellas de una vida generosa - Manel Aisa Pampols
La huelga de alquileres y el Comité de Defensa Económica - Manel Aisa Pàmpols
La vieja cárcel de la calle Amalia - Elsa Plaza
Mujeres obreras en el Raval - Dolors Marin Silvestre
La calle olvidada - Elsa Plaza
La revuelta de las mujeres - Toni Álvaro

Anunci

Del 10 al 23 d´agost estarem tancats per fer uns dies de descans. Us assabentem que totes les comandes arribades en aquesta quinzena, se serviran a partir del 24 d´agost. Us desitgem un bon estiu

?>