barcino-pan-y-vino-9788412025736

En el ideario colectivo de la iconografía romana es Espartaco, el gladiador tracio que dirigió la tercera revuelta servil contra la república romana, quien encarna el ideal de libertad y rebeldía. Y con él, la figura del liberto. Sin embargo ateniéndose a la realidad, en líneas generales, el liberto era aquel que asumía la romanización en mayor medida. Y quien aspiraba en su fuero interno a integrarse en la sociedad romana con derecho propio. Nótese la paradoja de que los libertos que medraban y se enriquecían compraban sus propios esclavos, lo cual rompe definitivamente ese ideal de justicia poética.

La búsqueda de un protagonista con tintes anarquistas, paralelo al ideal libertario, en el Imperio Romano ha sido uno de los retos más difíciles. Encontrando, casi por azar, la figura jurídica del liberto dediticio. Aquel al que se le ha otorgado el privilegio de la libertad y en lugar de mostrarse agradecido hace gala de mala conducta. Juzgado por infamia, la ley romana que no contempla retirarle el estatus de liberto, le penaliza retirándole sus derechos políticos, el ejercicio del comercio, el derecho al matrimonio reconocido, lo proscribe de las ciudades y le niega el derecho a la propiedad. Convirtiéndolo de facto en un esclavo sin amo.

Así nació nuestro protagonista al que bautizamos con el nombre de Tántalo, “el desafortunado”. Traidor de la confianza de los dioses, condenado por Zeus a pasar hambre y sed eternamente.

Un libertario sin Dios ni Amo

El delirio de Demian Court - Silvia Resorte
Las niñas salvajes - Ursula K. Le Guin con ilustraciones de Adara Sánchez
Trilogía de Candleford - Flora Thompson
Si aquest carrer fos meu - Stefanie Kremser
Una república com si... - Alaa Al Aswani
Si esta calle fuera mía - Stefanie Kremser

Anunci

Del 10 al 23 d´agost estarem tancats per fer uns dies de descans. Us assabentem que totes les comandes arribades en aquesta quinzena, se serviran a partir del 24 d´agost. Us desitgem un bon estiu

?>